¿Te has fijado en el detalle de que una de las primeras palabras que aprenden a decir los pequeños es “mío”? Al principio, todo parece suyo, desde un juguete hasta su mamá o su papá. Y es normal, pues es parte de su desarrollo cognitivo y socioafectivo. Ahora bien, eso no significa que no tengamos que enseñar a los niños a ser solidarios, por más que arranquen su andadura vital siendo egoístas, algo que nos ha sucedido a todos.

No hay que olvidar nunca que vivimos en sociedad. Desde el nacimiento, pertenecemos a una familia, es decir, ya somos parte de un grupo. A partir de ahí, a medida que nos desarrollamos, la cosa va aumentando, pues primero se empieza por la escuela infantil, luego por el colegio, por la pandilla de amigos o, más adelante, por la pertenencia a una empresa, desde un punto de vista laboral.

Así pues, dado que somos seres sociales, nuestra felicidad va a estar supeditada al bienestar del grupo o grupos a los que pertenezcamos.

Dicho esto, añadir que, si enseñamos a los pequeños a ser solidarios desde la más tierna infancia, también lo serán en el futuro como adultos. Por tanto, merece la pena apostar por la educación en este valor tan importante, tanto en el colegio como en el seno familiar.

Claves para enseñar a los niños a ser solidarios

El ámbito familiar es ideal para formar a los niños en valores como la solidaridad. Veamos algunos consejos que pueden ser útiles en este sentido.

Sé ejemplo para tus hijos

Si los niños ven a sus mayores actuar con solidaridad, siendo generosos y amables, imitarán sus conductas. Recordemos la importancia del aprendizaje vicario en la infancia, pues ellos aprenden mucho por imitación.

Insistencia en compartir

Hemos de ser muy perseverantes en esta fase. Cuando el pequeño cree que todo es suyo, deberemos estar ahí para enseñarle la importancia de compartir sus juguetes y posesiones.

Hemos de actuar con notable perseverancia para conseguir que los chicos quieran dejar sus objetos a otros peques. No es algo sencillo, pero a medida que se van haciendo mayores, observaremos que se desarrollan como pequeñas personitas más generosas y solidarias.

Disfrutar regalando

Otra labor útil que permite que los niños sean más solidarios es regalar. Si los acostumbramos desde pequeños a que formen parte activa de la familia tomando decisiones en áreas tan interesantes como las de dar algún presente a otros peques, veremos cómo poco a poco disfrutan regalando.

Un niño que se lo pasa bien eligiendo un detalle para un amigo o familiar, y al participar en ello, suele desarrollarse como una persona más solidaria, pues es consciente de la alegría que esto despierta en los demás, a la vez que hace sentir bien al propio chico.

Estos detalles no tienen por qué ser solo con otros niños. También podría hacerse con adultos e incluso con mascotas. Dejar que sean los chicos los que se encarguen de darles de comer, de ponerles el agua o darles un premio y, en definitiva, de preocuparse por el bienestar ajeno.

Conversaciones insistentes

La persistencia y la paciencia serán grandes aliadas en la correcta crianza de un niño. Por eso debemos ser muy insistentes en las conversaciones con los pequeños, explicando y demostrando por qué un valor como la solidaridad es tan importante. Si nos rendimos y no perseveramos, esta información se diluirá entre los miles de pensamientos que pasan por la mente de los peques a diario y no servirá de nada.

Si quieres saber más sobre cómo enseñar a los niños a ser más solidarios, no olvides contar con los especialistas de Logos Nursery School, preparados e ilusionados para ayudarte en el desarrollo de tus hijos en esa primera y maravillosa etapa de su crecimiento temprano.

Call Now ButtonLlámanos e infórmate.

​Déjanos tu teléfono y te llamamos