La psicomotricidad envuelve una relación estrecha entre la motricidad del cuerpo con lo cognitivo, sensitivo y emocional. Esto ayuda a los niños a descubrir y expresar un lenguaje a través de su cuerpo. Podemos distinguir entre la psicomotricidad fina y psicomotricidad gruesa. De la primera ya hablamos con anterioridad y hoy nos centraremos en explicar la segunda.

A diferencia de la psicomotricidad fina, que se ocupa de movimientos y actividades precisas como el movimiento de manos, la psicomotricidad gruesa involucra movimientos más amplios relacionados con cambios de posiciones del cuerpo y la capacidad de mantener el equilibrio.

¿Qué es la psicomotricidad gruesa?

La psicomotricidad gruesa es un conjunto de habilidades motoras que realiza el niño de forma coordinada y en equilibrio durante su desarrollo. En los primeros años de vida, toma un papel significativo, ya que incentiva el desarrollo de distintas habilidades. La psicomotricidad gruesa precede a la psicomotricidad fina, por eso es vital trabajar movimientos más complejos que involucren otras partes del cuerpo.

Estos movimientos abarcan varios grupos de músculos y partes del cuerpo, por ejemplo: el control de la cabeza, brazos, piernas o torso, entre otros, para llevar a cabo distintas actividades: caminar, saltar, correr, columpiarse, girar sobre sí mismo, mantener el equilibrio sobre un pie, etc.

Beneficios

Sin duda, trabajar los movimientos del cuerpo a través de ejercicios de psicomotricidad gruesa, permite a los niños fortalecer sus músculos y adquirir ciertas habilidades motrices que promueven el control general de su cuerpo y contribuyen al desarrollo de su capacidad para expresarse corporalmente.

En la medida en que los niños desarrollan su motricidad gruesa, se fomenta la seguridad en ellos, lo cual es vital, no solo para el descubrimiento de su entorno, sino para la toma de conciencia de su cuerpo, el fortalecimiento de su autoestima y la confianza en sí mismos, que resulta determinante para el desarrollo de su personalidad.

La psicomotricidad gruesa es primordial para el desarrollo de las funciones cognitivas. Los últimos avances en el área del neuroaprendizaje aportan valiosas conclusiones sobre la influencia de la psicomotricidad en la atención y el aprendizaje.

También permite prevenir distintas patologías que pueden demandar la consulta de especialistas a temprana edad como terapeutas, fisioterapeutas o psicomotricistas.

Actividades para desarrollarla

Hay distintas actividades que pueden ayudar a los niños a desarrollar su psicomotricidad gruesa en las que los padres también pueden colaborar para fomentar su ejecución. Algunos ejemplos son:

1.    Saltar

Realizar diversos saltos sobre distintas superficies ayuda a desarrollar la psicomotricidad gruesa, hay muchas maneras de realizarlo y de incrementar su complejidad. Por ejemplo: saltar con un solo pie o saltar a la comba, que resulta muy divertido para los niños.

2.    Carrera de obstáculos

Son juegos didácticos con diversas posibilidades de descubrimiento y aprendizaje, que ayudan en la toma de decisiones del niño y fortalecen la confianza en sí mismo.

3.    Jugar con pelotas grandes

Son perfectas para la estimulación sensitiva y visual, organización espacial, coordinación y equilibrio.

4.    Trepar

Trepar en un entorno estimulante y seguro, contribuye al desarrollo de habilidades motoras que requieren de la coordinación de diversas partes del cuerpo.

5.    Tirar latas

Haciendo una pila de latas y utilizando una pelota para tirarlas, el niño puede trabajar su psicomotricidad gruesa. En esta actividad entrena la puntería, la coordinación y el control de su fuerza.

En Logos Nursery, escuela infantil situada en Las Rozas de Madrid,  deseamos ayudar al niño a desarrollar distintas habilidades de motricidad gruesa, pero también entendemos que estas actividades no deben ser un sacrificio con rutinas aburridas, por eso, empleamos diversos medios didácticos.

Contamos con aulas destinadas exclusivamente a la psicomotricidad con “normas amigables”, que permiten al niño desarrollar su psicomotricidad gruesa a la vez que aprende reglas en un entorno grupal.

​Déjanos tu teléfono y te llamamos